GRUPO DE LIMA, virajes made in USA.

GRUPO DE LIMA, virajes made in USA.
Por

Las conclusiones de su última reunión (3 de mayo de 2019), revela que, a los principales promotores del Grupo de Lima, se les agotó el discurso pro bélico exigido por Trump.  Sin poder entender las razones del fracaso de la intentona golpista en Venezuela, no tuvieron mejor idea que rogarle a Cuba para que participe en las gestiones que conduzcan a una “salida negociada” de la crisis en Venezuela.  También tuvieron que hacer lo mismo con el Grupo de Contacto formado por 4 países latinoamericanos (México, Uruguay, Bolivia y Costa Rica) y 8 países de la UE (Portugal, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Países Bajos) + Suecia.

Es decir, el Grupo de Lima ha admitido que su tarea de secundar de manera humillante a los dictados del Departamento de Estado del gobierno USA, lo único que hace es debilitarlos y desacreditarlos ante propios y extraños. 

Martín Vizcarra, en esa dinámica, pierde credibilidad en la opinión pública peruana al hipotecar su conducta a propósitos imperialistas.

Ni qué hablar de Piñera y Duque, ambos convertidos en alfiles del juego ordenado por Trump.

Los Cancilleres reunidos hace unos días en Lima, bajo el “liderazgo” del peruano Néstor Popolizio, esperaron en vano que su jefe de facto, Mike Pompeo, se comunicara con ellos mediante video conferencia para dar las directivas del caso.  Dicen que hubo “problemas técnicos”.  La verdad es que ni siquiera Pompeo sabía lo que tenía que hacer frente al fracaso de la intentona golpista. Tampoco, para colmo, entendía por qué el “liberado” Leopoldo López no era aceptado como asilado político en la Embajada de España.  Un gran fracaso por donde se mire la intentona.

UN POCO DE HISTORIA

EL Grupo de Lima (GL) se establece en agosto de 2017 como resultado del acuerdo al que arriban los representantes de 14 países[1] que se reunieron para “buscar una salida pacífica” a la crisis en Venezuela, aunque desde su partida de nacimiento, la “Declaración de Lima”, se puso en evidencia la beligerancia que acompañaría a sus exigencias de “libertad para presos políticos”, “elecciones libres”, “ayuda humanitaria” y crítica virulenta a la “ruptura del orden institucional”, con música de fondo que proporcionaban los tambores bélicos de Trump. 

Lo anterior parecía comprensible, pues los más importantes países estaban gobernados por la más conservadora derecha latinoamericana: Brasil con Temer, Argentina con Macri, México con Peña Nieto, Chile con Piñera, Perú con Kucsinky, Colombia con Santos y paremos de contar.  Todos, bajo la batuta de Trump, con muchas ganas de traerse abajo al régimen de Maduro, ese era el objetivo central del Grupo de Lima[2]

Para ello contaban con el respaldo pleno y público de los EEUU (consideraba que Venezuela era un peligro para su seguridad nacional) y la OEA, totalmente convertida en el “Ministerio de las Colonias” del gobierno norteamericano.

Su última decisión “soberana” ha sido incorporar al “gobierno” de Guaidó como uno de sus miembros.  Es decir, un gobierno sin territorio, sin ejército, sin gabinete, etc.  Un fantasmal gobierno que ayudó a crear el GL.

La inconsistencia política del GL también es apabullante, pues mientras critica y dirige todas sus baterías contra la “violación del orden democrático” en Venezuela, hace de la vista gorda cuando en Honduras ocurre los mismo, pese a que el inefable Almagro de la OEA había dicho que las elecciones de noviembre 2018 en ese país, en que Juan Hernández se hizo de la presidencia, no tenían credibilidad y sería necesario una nueva convocatoria para guardar las “formas democráticas”.  Lo dijo el propio Almagro, pero la palabra de éste solo vale cuando hay que atacar a Maduro.  El GL ni se inmutó y, por cierto, la OEA ignoró a su Secretario General convertido en operador de Trump.

Esta ejecutoria contradictoria y absurda del GL, revela que los valores y principios democráticos han sido abandonados por quienes hoy son aliados de Trump en su aventura contra Venezuela y, de cara a un objetivo mayor, contra toda posibilidad del resurgimiento de la izquierda en Latinoamérica.

La hipócrita apelación a la Carta Democrática cuando se trata de Venezuela no tiene correlato cuando en Honduras se violan los mismos valores democráticos.

¿HACIA DONDE VA EL GL?

Los fracasos recurrentes en sus intentos de traerse abajo al gobierno de Maduro, no le dejan muchos caminos al GL. A nivel internacional resulta resonante el fracaso de la ayuda humanitaria montada por Trump (incapaz de lidiar con los demócratas) y ejecutada por Colombia y Chile, con entusiasta apoyo del Perú. También ha sido muy publicitada el fracaso de sus pedidos de intervención armada previos a la intentona de golpe que, haciendo el ridículo, apoyó con una estridencia propia de las “barras bravas”.

Particular apunte merece el rol que ha jugado la cancillería peruana en este Grupo de Lima.  No solo fue la sede de su origen, sino que afanosamente buscó liderarla.  Hoy día, la trayectoria y el buen nombre de Torre Tagle, así como el legado de Porras Barrenechea, está por los suelos.  Haber tenido como Canciller a un sujeto como Luna, operativizando la consigna de Trump, y luego a un Popolizio, continuando penosamente la herencia de Luna, podría considerarse como uno de los períodos más oscuros de la diplomacia peruana.  La Política Exterior peruana, generalmente seria y sensata, ha sufrido un revés.

Con el distanciamiento de México de las torpezas “diplomáticas” del GL, así como la renuncia de Brasil de apoyar cualquier aventura bélica, le ha quitado fuerza y consistencia a las políticas de dicho grupo, su incidencia en el proceso venezolano es cada vez menor y criticada, ya no es más el belicoso grupo que fue en sus inicios.

Algunos caminos posibles para el GL:

  1. Disolución del GL ante el fracaso de su objetivo central: caída de Maduro.
  2. Viraje radical de sus posiciones políticas de servilismo al imperialismo N.A. y pensar en Latinoamérica.
  3. Apoyo sin condiciones a una salida dialogada entre venezolanos y sin injerencia externa.

Talvez, con estos virajes que no son “made in USA”, podría supervivir este infausto espacio multilateral, hecho a la medida de quienes juegan a la geopolítica del poder planetario.

Lima, 6 de mayo de 2019

https://es-us.noticias.yahoo.com/grupo-lima-eval%C3%A3-urgencia-crisis-venezuela-111754177.html
CLAE, www.estrategia.la
https://www.voanoticias.com/a/canada-grupo-de-lima-nicolas-maduro-democracia-dictadura/4087352.html
https://www.elcohetealaluna.com/grupo-lima-los-principios-democraticos/


[1] Argentina, Brasil, Canadá, chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú.  A ellos se sumarían Guyana y Santa Lucía. 

[2] Acuerdo expreso de la III Reunión del GL en Toronto, Canadá.  Octubre, 2017. En esta reunión el papel de Luna, Canciller peruano, jugó un papel más que vergonzoso.

Compartir:

Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Magíster en Planificación del Desarrollo Nacional y Regional, Economista de profesión. Consultor internacional. Experto en procesos de negociación de acuerdos de política bilateral y multilateral para el desarrollo e integración, sistematizados en cuatro libros de su autoría.

Artículos Recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *