MEXICO, en la recta final

MEXICO, en la recta final

 

El 1º de julio de 2018, México decide con quién cambiar al actual presidente Enrique Peña Nieto que deja el gobierno en un estado de deterioro moral y administrativo sin precedentes.  Cuatro candidatos participan en la contienda electoral: Ricardo Anaya (conservador, agrupa a los partidos Acción Nacional, Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano); José Meade (oficialista, agrupa al Partido Revolucionario Institucional; Verde Ecologista y Nueva Alianza) y Andrés Manual López Obrador (izquierdista, agrupa a los Partidos del Trabajo, Encuentro Social y Movimiento de Regeneración Nacional-MORENA), más conocido como AMLO;  finalmente Jaime Rodríguez (independiente). Estos resultados, según los analistas mexicanos, no ha variado luego del tercer debate que se dio el 12.06.18, donde AMLO no habría necesitado “meter goles” para salir airoso del encuentro y, si se respetan los resultados, habría sellado su camino al gobierno.

El telón de fondo de este proceso electoral tiene que ver con tres elementos que dañan la estructura de la sociedad mexicana: la corrupción que abarca vastos y diversos niveles de gobierno, incluyendo a los candidatos Anaya y Meade; la violencia que ya ha cobrado la vida de 112 personas vinculadas a la política desde que empezó la campaña electoral en octubre de 2017; y, la pobreza que tiene en sus garras a más de 54 millones de mexicanos.

Todos los sondeos, incluyendo los que ordenan los gremios empresariales, registran el favoritismo del que goza AMLO. Las últimas encuestas le otorgan más del 52% de las preferencias, mientras que el conservador Anaya va con 26%, el oficialista Meade alcanza el 19% y el independiente Rodríguez alcanza un 3%. Estos porcentajes, que no incluyen votos blancos o viciados, podrían variar si el último debate presidencial logra cambios en la opinión ciudadana de manera radical.

Las mismas encuestadoras estiman que, aún, hay un público por convencer, el mismo que podría estar bordeando el 20% de electores mexicanos que todavía no han decidido el voto o podrían cambiar su preferencia última hora.

Cualquiera que sea los resultados estadísticos, todo parece indicar que el respaldo que viene recibiendo AMLO se debe a la decepción que inspira el actual gobernante, así como los otros que lo antecedieron. De allí que se explica la importante adhesión de sectores urbanos y rurales a su candidatura, especialmente de juventudes que están conscientes de que en México debe abrirse una nueva etapa política que prescinda de los partidos tradicionales que nunca cumplieron sus compromisos de campaña.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 1 =